Segunda-Avenida-Village-Nueva-York_MILIMA20150326_0275_8peligro! instalaciones piratas

Todos los años por estas fechas nos encontramos con que mueren adultos y niños por inhalación de monóxido de carbono, explotan instalaciones de bombonas de gas en viviendas, o bien empresas sin escrúpulos engañan a personas mayores a la hora de hacer las revisiones de gas o contratos de electricidad.

Para que los piratas pongan en marcha su industria del engaño y del aprovechamiento ajeno, se suelen dar un cúmulo de circunstancias que van desde la falta de información por parte del usuario, el desconocimiento sobre los requisitos y medidas legales de mantenimiento de las instalaciones, la falta de escrúpulos de algunas personas que se aprovechan de la buena fe de los usuarios y que no dudan en emplear todo tipo de artimañas para entrar en los hogares con la justificación de hacer una falsa revisión de la instalación o prometer unos potenciales ahorros en los consumos.

Todo ello quedaría en un simple disgusto del usuario por la pérdida económica registrada, mayor o menor en función de la habilidad del pirata de turno, si no fuera por que hay un factor de riesgo muy importante como es un posible accidente provocado por la instalación cuya responsabilidad será siempre del usuario además, lógicamente, de los daños personales y materiales que pueda causar, daños que las pólizas de seguros de hogar no cubren cuando detectan que han sido originados por instalaciones ilegales o sin el mantenimiento adecuado.

Las instalaciones de agua, calefacción, gas, gasóleo y electricidad tienen que cumplir estrictas normativas técnicas que exigen contar con instaladores y mantenedores cualificados, así como su correcta legalización ante el organismo competente, lo que además le garantiza que detrás hay un instalador responsable.

Contratar empresas instaladoras habilitadas es el único medio posible para garantizar el cumplimiento de los reglamentos, que además cuenta con la ventaja adicional de proteger al usuario con el seguro de responsabilidad civil obligatorio del instalador.

Ser legal solo tiene ventajas, obtendremos garantía para los equipos y las instalaciones, aseguraremos la cobertura de nuestro propio seguro de hogar y contaremos con sencillos mecanismos que, en caso de conflicto, nos permitan localizar a la empresa instaladora, facilitándonos incluso el acceso a arbitrajes extra judiciales.

Además, al ser legales no contribuimos a fomentar el intrusismo, la competencia desleal y la economía sumergida, factores que contribuyen a la destrucción del empleo de calidad, el fraude fiscal y a la Seguridad Social, y que ahondan en el empobrecimiento de la sociedad.

Lo mismo podríamos decir sobre el mantenimiento de nuestras instalaciones, que contratado libremente a una empresa registrada de nuestra elección permite, además de cumplir con nuestras obligaciones legales, prolongar la vida útil de nuestras instalaciones, prevenir averías y ahorrar energía al mantener el adecuado rendimiento de los equipos constante en el tiempo.

No se la juegue con ?piratas?.